diumenge, 30 de març de 2008

"Inmensas minorías"

Com sempre, m'ha encantat un escrit d'Antonio Muñoz Molina, vull reproduir-ne un tros perquè m'ajuda a descriure el desencant que em produeix aquesta tendència universalment acceptada a la uniformitat, a empassar-nos sense més allò que ens etziben. Desencant perquè suposa que no estem gens disposats a lluitar per defensar maneres diferents de pensar, a cridar contra la injústicia que representa aquesta condemna a la grisor perpetua.

"..... una minoría, desde luego, pero una minoría inmensa, variada, democrática, llena de curiosidad y bastante limpia de prejuicios, que se pasea por Arco lo mismo que por el Prado y puede admirar a Carmela Soprano y a Emma Bovary, que desmiente por igual las jeremiadas a lo Juan Goytisolo o Saramago sobre la perversidad del mercado que el cinismo canalla de los proveedores televisivos de inmundicia, así como la superstición de que todo lo que no sea gastronomía o pases de modelos es un anacronismo. Hay una inmensa minoría que ama la literatura, el arte, la música, que lee periódicos y compra libros. Si no es más amplia no es porque sea elitista, ni porque las cosas que le gustan no sean accesibles, o porque a la gente joven sólo le interesen las nuevas tecnologías audiovisuales. Habría más público si fuera mejor la educación, y si los medios prestaran cotidianamente un poco más de atención a lo que no lleva el sello instantáneo de la moda"